Los resultados de las pruebas médicas eran demoledores: la alergia al Oxigeno era incompatible con la vida y nunca volvería a hacer la fotosíntesis. Salió de la consulta con una extraña serenidad dibujada en los labios, se sentó en un banco y esperó a que sucediera lo inevitable: o la muerte o un milagro.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com