Luna mendax est. La luna es mentirosa. A Muñoz Molina y su novela Plenilunio le debo el aprendizaje de este recurso mnemotécnico para reconocer las fases de la Luna: sus formas son una farsa, un lío, un puro despiste permanente. Si Crece tiene forma de ‘D’ y si Decrece, de ‘C’. En eso pensaba mientras veía la luna y atardecía en el cielo de mi ciudad y yo acariciaba una cámara que cada vez siento más mía y que me sirve de armadura, confidente, Sancho Panza de mis embestidas a los molinos, compañera y cómplice de mis robos. Mientras pensaba en Muñoz Molina, otro jienense ponía la banda sonora de esta noche, Joaquín Sabina me cantaba en directo Peces de ciudad: “…comprendí que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver…” Acaba el miércoles. Sin filtros. Mañana será otro día. Esperemos que bueno. Bona nit.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com