Miradas que te permiten que aparezcas como eres y sientes y no en los términos impuestos por quien te mira. Esta es la mirada verdaderamente responsable, ética, porque se interesa por conocerte, se abre a encontrarte como eres, imposible de intercambiar, fuera de cualquier marcación o mezquindad egoísta a la que pueda someterte quien te observa. Libre.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com