– “¿Y, qué Paco, hoy no hay partido?” – masculló el parroquiano moviendo con desgana entre sus labios el palillo de dientes.

En ese mismo instante, al otro lado de la plaza, un niño demostraba que los estadios existen para jugar a fútbol… pero el mundo, para vivirlo.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com