El azul siempre me ha parecido un color cauterizador. No tengo una explicación racional que lo justifique (¿existe un traductor que verbalice los meta lenguajes íntimos?), como tampoco porqué el lila me recuerda a mi adolescencia o el blanco y negro es mi zona de confort en mi época adulta. Simplemente es así y me gusta que así sea. De ahí que esta foto (tomada en una época de reconstrucción) sea una declaración de principios que tal vez sólo signifique algo positivo para mí… Y por lo tanto me permito el lujo de decir que me gusta especialmente.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com