Nota 1: Sobre la “Épica de lo cotidiano”.

Escribir sobre ese momento después de la lluvia cuando, paseando por el barrio viejo de Stavanger, desde una de las casas llegaba el sonido de alguien que se ha puesto a ensayar con un violonchelo el preludio de la suite n1 de Bach.

Y sobre cómo me he puesto a llorar en silencio haciendo aquella foto.

‬Y que no sé cómo se hace para dar gracias a la vida por hacer que algo cotidiano para un desconocido se convierta en inolvidable para mi.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com