– “Doble o Nada” – le dijo el diablo.
Apostó.
Se creía el Rey de todo el mundo. Pero aquel día su buena suerte le había volteado la espalda.
Desde entonces sólo David Bowie y Él saben lo que es estar face to face With the Man who Sold the World.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com