Fue Arvid quien me habló del Faro.
– “Ojalá cuando vayas tengas la suerte de encontrarte al bueno de Olaf” -me deseó.

Fui al fiordo para contemplar el atardecer, estudiando los lugares que me gustaban y preparando todo lo necesario para fotografiar la puesta de sol. Las fotos iban a ser preciosas, pensé observando el cielo.
-“God kveld” -La voz proviene de un anciano que se dirige hacia mí.
-“Hei hei” -respondo usando casi todo mi repertorio en noruego.
-“Tú debes ser la chica del Sur a la que le gustan los atardeceres” -me dice en inglés.
-“Supongo que sí”-respondo estrechando su mano.
-“A mi mujer también le gustaban. De hecho decía que se casó conmigo porque trabajaba en el faro… y no había mejor lugar donde ver atardecer que aquí.”
Sonreímos.

-“¿Estás casada?” -me pregunta sorprendiéndome. Niego con la cabeza.
-“Deberías casarte entonces, este viejo te lo recomienda. La vida está llena de pequeñas alegrías y cosas agradables pero no hay nada mejor que…” Menea la cabeza, meditando si continúa -“Antes de farero fui marino, recorrí todo el mundo cazando ballenas. Tuve muchas aventuras, seguro que Arvid te habrá contado alguna y espero que se haya callado otras muchas.” -ríe pícaro.
-“Hace 50 años,”-prosigue-“una tormenta obligó al barco donde estaba enrolado a atracar aquí para resguardarse. Y conocí a Linnéa. Por supuesto no volví a embarcarme: cuando conoces a alguien capaz de hacerte reír, de hacerte llorar, de decirte cosas que tu corazón entiende como suyas… cuando encuentras a quien te hace sentir esas emociones que uno no puede sentir solo: sólo un cretino lo dejaría escapar.”
Hace frío.
Atardecemos juntos en silencio.

-“Mira”-dice señalando al cielo-” esa de allí es mi estrella. Me la regaló mi mujer la última tarde que estuvimos aquí, poco antes de ingresar en el hospital. Y desde entonces, intento venir a verla cada día. Porque aunque estoy tan sano que aún podría cazar ballenas con arpón, éste es el único lugar en el mundo donde soy capaz de sentirme realmente seguro y a salvo. Vivo.”

[Dedicado A Olaf, por su generosidad. Tusen takk]

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com