Al entrar en la capilla y observar la talla de Jesucristo crucificado, mi anfitrión me dijo emocionado:

– “¿Te imaginas lo que debió ser aquel momento? Todo el pueblo de Israel, llegado de todos los rincones, gritando en Jerusalén “¡liberad a Barrabás!”, “¡liberad a Barrabás!”. ¿Sabías que en arameo, al igual que en hebreo clásico, la palabra “Bar” significa hijo y “Abba” significa padre?. Así que, en realidad, el pueblo Judío lo que pedía era la libertad del hijo (Bar) del Padre (Abba). Querían que Poncio Pilatos dejase libre al Hijo de Dios. Al Mesías. A Jesús de Nazaret.”

“Entonces, ¿porqué no lo liberaron?” -pregunté suspicaz.

“¿Y quién te ha dicho que no lo hicieron? Tenían que elegir entre Dimas y Jesús. Jesús quedó libre, Dimas acabó en el calvario. Los Evangelios Canónicos le llaman el Buen Ladrón, crucificado a la derecha de Nuestro Señor. Pero en realidad, murió más solo que la una. Mientras todo Israel celebraba que su Mesías había quedado libre, a pocos le importó la pérdida del bueno de Dimas.”

-“¿Y esta imagen que adoramos?” -le digo persignándome ante la Cruz.

-“Dimas. Murió solo pero quiso Nuestro Señor que su imagen sea eterna al apropiarse de ella. Todo esto está escrito en el Evangelio Apócrifo de Maria Magdalena. Al quedar libre, Cristo fue nombrado Sumosacerdote del Templo y organizó un violentísimo levantamiento militar . Desafortunadamente no triunfó. Y tuvo que optar por el exilio para él y su familia. Se ganó grandes enemigos dentro de sus discípulos que quisieron su muerte. Así que María de Magdala y los más cercanos urdieron un plan: reescribir la reciente historia. Barrabás dejó de ser Bar Abba y Dimas fue relegado a un papel secundario. Es mucho más complicado… ”

– “Me estás hablando de la mayor estafa de la Historia.”
– “No, te estoy hablando de un secreto bien guardado. Escondido por los Esenios en el Valle del Qmran. Y custodiado por la Orden del Temple a lo largo de los siglos. Bajo la mejor tapadera: “lo imposible es posible”. Si cuentas esto ¿quién va a creer que has rezando en la capilla de la Asociación Orden Soberana del Temple?”

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com