He escuchado muchas teorías sobre la Sagrada Familia: referencias satánicas, enigmas masónicos, crímenes alquímicos y misterios sobre la muerte de Antoni Gaudí. Pero la mayor sandez se la oí a un mediático investigador de lo paranormal.

“Amigos del misterio”-dijo en su programa, intentado adoptar una expresión melodramática y consiguiendo sólo una mirada estrábica-“sabed que la ubicación de la Sagrada Familia, templo de tradiciones ocultistas, esotéricas y herméticas con elementos templarios (como la cruz de las 8 Beatitudes de los pináculos), y astrológicos (los símbolos del zodíaco) no es casual.”

El primer plano del estrabismo del presentador daba paso a una imagen aérea de la Basílica y su voz en off.

“El templo de Gaudí se eleva en el centro geotelúrico de Barcelona, justo sobre la línea imaginaria que unía el lugar donde se encontraban los antiguos monumentos megalíticos del barrio del “Camp de l’Arpa” y los que seguramente hubo en Montjuïc”.

Apagué la tele mascullando a la pantalla que “seguramente” también habría en Montjuïc desde tiempos prehistóricos zanjas que se usaban a modo de letrinas. Y “seguramente” soltaban ahí truños megalíticos a juego con su programa.

Muy pocos saben (y “seguramente” esa eminencia del misterio no es uno de ellos) que el verdadero misterio de la Sagrada Familia está bajo tierra. Hace muchos años el ayuntamiento de Barcelona creó una estación muy cerca de la actual parada de “Sagrada Familia” de la Línea 5. La iban a llamar “Gaudí” e iba a ser la joya de la corona.

El proyecto, como tantos otros en esta ciudad, quedó a medias por la escasez de fondos y el misterioso derrumbe de una galería cuando se acercaban a los cimientos de la Sagrada Familia. Murieron decenas de trabajadores. Hoy “Gaudí” es una de las estaciones fantasma de @tmb_bcn. Cualquier pasajero que observe por la ventanilla del vagón entre las estaciones de Sagrada Familia y Sant Pau-Dos de Maig podrá verla. Hay quien dice haber visto en sus andenes abandonados sombras misteriosas y personas sin rostro esperando un tren que nunca llegará…

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com