A ti, que paseas en la sombra, que te sé revuelta, que veo en tus pasos de mujer mayúscula el peso de tantas historias por contar sin permitirte darle voz a la tuya. Anónima, cuyas sinapsis cardíacas han capturado en una foto en blanco y negro… a Ti, te hablo desde mi posición (no doctrinaria, sino a pie de tierra, a tu lado, sin Atalayas) para decirte que intentes verlo todo con relativa perspectiva, que el tiempo acaba calmando las cosas y dando el punto de vista más sereno posible si no nos dejamos llevar por la histeria, el dolor o la angustia.

Te veo cabizbaja con la curiosa sensación de oír tu voz hablándome y las lágrimas intentan aflorar a mis ojos llenándolos de palabras sudadas por la tristeza de otros. Puedo entender perfectamente la sensación de tus tripas, la intensidad de estos días, lo extraño que seguramente ha debido ser todo y lo que puede rondarte por la cabeza. No soy quién para darte consejos pero me tomo la libertad de pedirte que no te juzgues. Ni te etiquetes al dictamen atávico de los que pasean con las manos sudadas en la plaza del pueblo, diciendo bueno o malo. Es “bueno” (legítimo, normal, excepcional, satisfactorio) que estés despierta, que te sientas viva. La voracidad que produce eso es incomparable. Como diría Spiderman un gran poder implica una gran responsabilidad. Saber de tu potencialidad, de tus ganas de sentir, de tus ganas de soñar, de fantasear (y llevar a cabo), de ser metafísica y carnal… es hermoso, deberías alzar esa cabeza y proclamarlo con orgullo… clavando esa mirada de animal en fuga, en constante huida sabiendo que no hay escapatoria de ti misma. Porque no la necesitas.

Porque hagas lo que hagas, en la Luz o en La Sombra, estará bien. No tengo respuestas a tus dudas. Ni varitas mágicas que curen tus heridas, no soy tan ingenua de pensar que incluso yo pueda ser una solución o algo a lo que aferrarse. Sólo sé que estoy, aquí y ahora. El tiempo te dará calma. Por el camino, disfruta. No son consejos gratuitos. Camina. No dejes de hacerlo.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com