Una siempre vuelve a los lugares donde amó y fue amada, sin importar que el tiempo nos haya envejecido. Porque aspiramos a que aún flote en el aire algo de lo que fuimos y sentimos. Y quede algo de nosotros en la memoria de las piedras.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com