Y en su salida de escena sólo dejaba tras de sí la sombra alargada y el sonido de sus pasos de ladrón de sueños rotos.

error: Alerta: Contenido protegido. Si necesita algún texto o fotografía contacte con www.emiliagalindo.com